TU PEOR ENEMIGO

“La mejor manera de perder el miedo es hacer aquello que tanto tememos.”

Todos sentimos el miedo, pero ignoramos que es un estresor que aprieta el acelerador de la adrenalina, la hormona que activa un nivel de energía importante en el cuerpo humano. Se acelera el pulso, se agita nuestro corazón y respiración, y escuchamos el mensaje: “peligro” “hay que huir”. En esos momentos el cuerpo se prepara para actuar inmediatamente.

Esta dosis de estrés es algo que no nos destruirá (aunque la mente nos asegure que sí). Más bien, Ud. y yo deberíamos intencionalmente obligarnos a usar ese vigor extra para enfrentar el supuesto peligro: hablar en público. Precisamente en ese momento de escape tienes la energía suficiente para enfrentar el reto. No la desperdicies. Esa adrenalina te ayudará a cruzar esa meta.

El temor es como una hamaca, nos mueve, nos agita, pero no nos lleva a ninguna parte. Cambiemos eso. Usemos esa presión sobre nuestro organismo para actuar en vez de huir, para salir de la zona de confort y para sacarnos de encima esa sensación de fracaso. Sólo aprenderemos a nadar si nos metemos al agua, y sólo venceremos ese miedo de expresarnos frente a un público, al ponernos al frente y hacerlo.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Desplazarse hasta Arriba