TÚ NACISTE ORIGINAL, NO MUERAS COPIA

Si me comparo con otros, pierdo identidad personal, ya que si vivo comparándome con otros, viendo qué otros logran, qué otros tienen, cómo otros viven, cómo otros hablan, entonces, estoy perdiendo también “autenticidad”. No es bueno compararse, es bueno aprender de los demás. Es más, es una motivación equivocada. Mucha gente vive con motivaciones equivocadas, por ende, a lo largo de la vida, salen las consecuencias negativas, afloran las consecuencias negativas y, muchas veces, la gente no se da cuenta. En este caso, hay gente que, permanentemente, se está comparando con otros y, por ende, pierde identidad.

Cuando uno se compara pierde hasta su visión personal. O sea, ya no es mi visión de la vida, ya no es mi visión del proyecto, si no que lo hago por compararme, por ganarle al otro o por ser mejor que el otro. Si me comparo con otros es muy probable que termine viviendo una misión equivocada. Si me comparo con otros, y ése es mi estilo de vida, y ésa es mi motivación, capaz, no más, que termine viviendo una vida equivocada. ¡Qué triste es darse cuenta, después de muchos años, que estuve viviendo una vida equivocada! Si me comparo con otros, termino perdiendo mi tiempo y mi energía tratando de vivir otra vida y no la mía.

“Tú naciste original, no mueras copia” – dice el adagio. Vivir, comparándose con otros, es desvirtuar tu propia vida. ¡Encuéntrate en ti mismo, no te encuentres en los demás! ¡Encuéntrate con Dios y contigo mismo, y vas a ver que vas a saber la visión y la misión de tu vida, y eso te va a dar fuerzas para enfrentar la problemática de la vida, para enfrentar cualquier huracán!

Porque los que tienen visión y misión fuerte, a nivel personal, tienen fuerzas para enfrentar los huracanes de la vida.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Desplazarse hasta Arriba